La crisis del coronavirus anticipa nuevos cambios en la industria mundial. El estallido del brote en China el pasado diciembre y su rápida propagación han puesto de manifiesto la fragilidad de un “dragón” que parecía invencible y los peligros que suponen para las empresas trasladar la producción a localizaciones muy alejadas geográficamente. Los problemas en las cadenas de suministro provocados por la pandemia del Covid-19, con las consiguientes pérdidas para las compañías que dependen del gigante asiático, han provocado que las multinacionales se cuestionen, más que nunca, su presencia en el país.

La gran fábrica del mundo pierde fuelle. La luz que antaño la aupó como destino por excelencia de las deslocalizaciones hoy se apaga en medio de un escenario excepcional que nadie esperaba y que mantiene en vilo a las economías de todo el planeta. Así las cosas, firmas que en el pasado llevaron sus plantas a ese continente se plantean realizar el trayecto a la inversa y retornar a tierras más próximas para blindarse ante futuras disrupciones, tanto sanitarias como bélicas o causadas por catástrofes naturales.

Pero, después de la tormenta… ¿nuevas oportunidades?

EL MADE IN SPAIN TOMA AHORA MÁS FUERZA

Es evidente que la población tiene pánico a este nuevo virus. Los datos y las cifras son terroríficas. Pero, dentro de este gran pozo, están surgiendo grandes iniciativas de apoyo a los productos locales para poder paliar los datos económicos tan malos provocados por esta crisis. Sin duda, el Made in Spain va a tomar más valor. Serán muchos los consumidores que se alejen de marcas y empresas que suministren productos fabricados fuera de nuestras fronteras.

Por fin, se podrá en valor lo que significa el Made in Spain y cómo aporta más valor a la marca España. Nos vamos a convertir en consumidores más exigentes, más sostenibles y que valoren muchos aspectos de los productos. Pero, ¿estamos preparados para pagar más por un producto cuyo coste se va a incrementar por la fabricación local?

VENTAJAS DE FABRICAR EN ESPAÑA

La fabricación de ropa y calzado en España es sinónimo de calidad. Fabricar en España es un valor añadido a la hora de comercializar productos, como es el caso de las compras por internet donde no se puede tocar ni ver físicamente el producto. Un valor añadido, sobre todo, en el caso de la marroquinería y la fabricación de bolsos y calzado, uno de los puntos fuertes de España y, en particular, en Alicante.

Además, contar con empresas locales revitaliza a pequeños artesanos que, en los últimos años, se han visto abocados a cerrar sus negocios por la escasez de producción. Muchas marcas, optan por la fabricación en otros países donde el coste es mucho menor, a pesar de sacrificar la calidad del producto.

Optar por la fabricación española, es una labor de índole social donde conocemos que está producido en las condiciones adecuadas para los trabajadores es algo importante para nosotros. Y tal y como está la industria de la moda, algo vital para los compradores.

Fabricar en el mismo país de una marca, es apostar por la economía local y la economía circular. Además de ser un producto mucho más sostenible que otro que es fabricado en otro país. Apostar por la economía local donde se hace un esfuerzo para que la fabricación se haga en el entorno comarcal, regional o estatal para el crecimiento económico de sectores empresariales y sociales del entorno. Decantarse por la economía circular donde, en la medida de lo posible, los materiales que se utilizan en la fabricación son locales. Elegir un producto sostenible donde, al ser una fabricación local, hay reducción de gasto de combustible y contaminación, por ejemplo.

DESVENTAJAS DEL MADE IN SPAIN

Pero, no solo son ventajas la fabricación made in Spain. Como todo, tiene su lado oculto. El principal problema que encontramos es que el coste de fabricación es mucho más elevado que fabricar en otros países como Asia, Marruecos o incluso Portugal. Concretamente, en España, el coste es elevadísimo. Ello implica que los precios de los productos serán mucho más elevados, para cubrir margen y beneficios. Lo que está claro es que los productos made in Spain suelen ser más caros y hacérselo entender al cliente no siempre es fácil.

TENDENCIAS QUE VIENEN TRAS EL COVID-19

La consultora de innovación Opinno acaba de publicar el informe RESTART: 10 Post COVID-19 Trends, en el que identifica 10 tendencias que podrían estar a punto de empezar a modelar ese nuevo mundo. las empresas que tendrán éxito en el largo plazo no serán solo las que mejor gestionen esta crisis, sino las que se sabrán adaptar mejor a la nueva normalidad. A continuación, recapitulamos las 10 tendencias post-Covid identificadas por Opinno:

  1. Hipocondría social: bienestar, salud e higiene, para nosotros y nuestros seres queridos. Nunca volveremos a ser los mismos. La gente se cuidará más a sí misma y también a los demás. La hipocondría se convertirá en una palanca para innovar en la industria de la salud, los cuidados y el bienestar.
  2. Low cost con valores y alargolescencia programada. La crisis del coronavirus nos ha demostrado que la economía, nacional e individual, es frágil. La gente ahorrará más. Quizá la recesión nos obligue a ganar menos, lo que fomentará la vida low cost, pero sin perder los valores y la conciencia que los consumidores han alcanzado en los últimos años. Reducida la capacidad de gasto, la gente poseerá cada vez menos cosas, pero querrá que duren más y que sean más respetuosas con la sociedad y el medio ambiente.
  3. Economía del reconocimiento: los nuevos héroes. Más allá del profesional sanitario, los héroes del nuevo mundo serán los transportistas, los trabajadores de supermercados, el personal de limpieza, los cuidadores de personas mayores y las distintas fuerzas de seguridad.
  4. Servicio Básico Universal. La economía digital, dominada por los gigantes de los datos, reabrió el debate de la renta básica universal. Ahora, la pandemia de la COVID-19 podría impulsar el concepto de los servicios básicos universales, una idea que ya funciona desde la llegada de los servicios freemium.
  5. Digital por defecto. El teletrabajo masivo ha llegado a la fuerza y para quedarse. Las relaciones en remoto, tanto laborales como comerciales, serán más habituales y se convertirán en una palanca para atraer talento. Este cambio favorecerá la tendencia en auge de los nómadas digitales y de la España vaciada.
  6. Patriotismo industrial: la reindustrialización de Europa y España. El desabastecimiento reforzará la importancia de la investigación, de la producción propia y de la redefinición de la cadena de suministro. En los próximos años, tanto ciudadanos como gobiernos serán más proteccionistas en sus hábitos de consumo o tendrán que redefinir su cadena de suministro. Esto generará una gran oportunidad para impulsar la industria española, para ‘volver a los basics’ y reivindicar el ‘made in Spain’.
  7. La economía de la sostenibilidad. Tras la pandemia, gobiernos, empresas y ciudadanos recuperarán la lucha contra el cambio climático. Sabemos que se avecina una recesión económica, pero las empresas que no sean sostenibles pueden perderlo todo.
  8. Business Future Thinking: estrategia empresarial más futurista, colaborativa y abierta. A partir de ahora, la gestión empresarial manejará escenarios más o menos apocalípticos con planes de contingencia.
  9. Capitalismo en la slow society. La ralentización que estamos viviendo nos obligará a redefinir los KPI por los que medimos a las empresas. Puede que veamos cosas nuevas, valoraciones con PER (relación precio beneficio) acordes con la previsión de beneficios de sus siguientes cinco años, que para algunos sectores serán sensiblemente inferiores.
  10. Desconfianza masiva: fe en el liderazgo intelectual y transparente. El mundo actual, falta de liderazgo intelectual, cultural y ético, necesitará nuevos referentes.

EL MADE IN SPAIN NECESARIO PARA LA RECUPERACIÓN DE NUESTRA ECONOMÍA

Ahora, más que nunca, es el momento perfecto para apostar firmemente por productos fabricados en España. No soelo por las innumerables ventajas que tiene apostar por la fabricación local. s necesario para una rápida RECUPERACIÓN de la economía de España. Juntos y unidos esta crisis la superaremos ayudándonos unos a otros. De este modo, te invitamos a que te decantes por productos españoles.

En el marco de una crisis sanitaria mundial, el coronavirus se presenta ahora como una oportunidad para mantener los conocimientos técnicos en España y replantear nuestro modelo económico. Necesitamos impulsar nuestras capacidades de producción. Fortalecer nuestra misión económica local y así garantizar los puestos de trabajo, preservar el talento y hacer que la región sea atractiva para la inversión extranjera. Nos corresponde trabajar juntos para dar forma al nuevo rostro de una España que se atreve, una España orgullosa, que asume la responsabilidad de unir sus fuerzas industriales, intelectuales, de investigación y desarrollo para resurgir y salir de esta crisis sin precedentes más fuerte que antes.